Download!Download Point responsive WP Theme for FREE!

GIGANTES ¿EXISTIERON REALMENTE?

 

Es posible que las historias de gigantes provengan de restos de antiguas civilizaciones. Saxo Grammaticus, por ejemplo, argumentaba que los gigantes tenían que existir, porque ninguna otra cosa explicaría los grandes muros, monumentos de piedra y estatuas que ahora sabemos que eran los restos de construcciones romanas.

GILGAMESH Y ENKIDU

El primer mito que se conoce relacionado con gigantes es el de Gilgamesh, perteneciente a la mitología sumeria. De él se decía que alcanzaba una altura en codos equivalente a 5,60 m, siendo un caso de altura percibida positivamente, para realzar su valor de héroe y rey. Enkidu, su compañero en la Epopeya de Gilgamesh aparece como un ser primitivo, incivilizado e incluso practicante del bestialismo, aunque no deja de ser un personaje positivo que se convierte en compañero del héroe.

KRISHNA Y PUTANA

En un manuscrito indio (hacia 1890), los padres de Krisná recuperan a su bebé del pecho de la giganta Putana. En el Rig-veda (el texto más antiguo de la India, de mediados del II milenio a. C.) no hay mención de ningún gigante. Recién en las leyendas sobre el dios Krisná ―que se mencionan por primera vez en el Majábharata (texto épico-religioso del siglo III a. C. aproximadamente)― aparece la historia de una demonia gigante llamada Putana, que le dio de tomar de su pecho envenenado al bebé Krisná, pero terminó asesinada por este.

MITOLOGÍA GRIEGA

Ya la mitología griega hablaba de los Hiperbóreos, gigantes que vivían más allá de los vientos del norte y dentro de sus mitos encontramos grandes referencias a gigantes, entre ellos los titanes, incluyendo a Prometeo, que dio el fuego a los hombres. También eran gigantes los cíclopes de la Odisea de Homero, de los cuales el más famoso fue Polifemo, quien capturó a los hombres comandados por Odiseo con el fin de devorarlos. Polifemo es vencido por la inteligencia del griego, en un enfrentamiento desigual.

MITOLOGÍAS GERMÁNICAS

En la mitología nórdica, los gigantes (Jotuns) luchan con frecuencia contra los dioses. En particular, en las mitologías del norte de Europa derivadas del culto a Odín aparecen los gigantes de hielo, en eterna lucha contra los Ases. Los propios Ases derivan de la unión de la giganta Bestla y el dios Bor, y en la apocalíptica batalla final de Ragnarök los gigantes de hielo asaltarán Asgard, hogar de los dioses, y provocarán el fin del mundo.

CULTURA HEBREA

Loading...

La Biblia hebrea recoge la existencia de una raza de gigantes llamada «Nephilim». El Génesis afirma que «Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre» (Génesis, 6:4). En este versículo «gigante» es una traducción del hebreo «Nephilim».

GOLIAT Y DAVID

Uno de los gigantes bíblicos fue Goliat, con quien luchó el rey David. En los mitos hebreos se cuenta la historia de Goliat, el último descendiente de los nephilim, una raza híbrida de los hijos de Dios y las hijas de los hombres, según el Antiguo Testamento. Su derrota en manos de la honda del pastor David fue —además de una liberación para el pueblo judío— una metáfora para demostrar la superioridad de alguien a priori en desventaja; representando éste el mismo «pueblo elegido».

Al parecer en las diferentes culturas a través de la tierra se habla de los gigantes, como seres místicos, sin embargo descubrimientos arqueológicos de los últimos tiempos hacen pensar que de verdad pudieron existir. Un caso muy hablado en nuestros días es el caso de los Patagones o gigantes patagónicos que se dice  son una mítica tribu gigante de personas, que comenzaron a aparecer en los primeros reportes europeos sobre la costa de la región entonces poco conocida de la Patagonia (zona austral de América del Sur).

Se postula que el origen de la leyenda estaría basada en la tribus tehuelches que habitaron la zona; y actualmente se considera a los gigantes patagónicos solo como un mito originado por un engaño, o por lo menos una exageración. La primera mención de esta mítica tribu vino del viaje de Fernando de Magallanes y su tripulación, que afirmó haberlos visto mientras exploraba la costa austral de América del Sur en el camino a su circunnavegación del mundo en 1520.

Antonio Pigafetta, uno de los pocos sobrevivientes de la expedición y el cronista de la expedición de Magallanes, escribió en su cuenta acerca de su encuentro con estos nativos que según su descripción tenían dos veces la altura de una persona normal:

 

“Un día, de repente vimos a un hombre desnudo de estatura gigante en la orilla del puerto, bailando, cantando y arrojando tierra sobre su cabeza. El capitán general [es decir, Magallanes] envió a uno de nuestros hombres al gigante para que pudiera realizar las mismas acciones como un signo de la paz. Una vez hecho esto, el hombre llevó al gigante a un islote en el que el capitán general estaba esperando. Cuando el gigante estaba en la Capitanía General y en nuestra presencia, se maravilló mucho, e hizo las señales con un dedo levantado hacia arriba, con la creencia de que habíamos llegado desde el cielo.

 

Curiosidades

Loading...
loading...

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
Contador de visitas y estadísticas
diseño web