Download!Download Point responsive WP Theme for FREE!

Este hombre cuenta su historia de hace 40 años

Daniel Pittet, fue abusado más de 200 veces por el cura Joël Allaz, durante su infancia cuando tenía 9 años de edad. Cuando realizó la denuncia en la iglesia de los abusos a los que fue sometido, la iglesia protegió al victimario.

Hoy en día Daniel publicó un libro llamado Mon Père, je vous pardonne – Padre, lo perdono, en el cual relata los horribles de los  abusos que vivio en un convento en Suiza.  Decidió renunciar y se caso y tuvo 6 hijos. Para una persona que ha sido víctima de abusos, es muy difícil hablar, señaló Pittet.

Asímismo, explicó que durante su infancia se enfrento a más de 200 episodios de abusos por parte de Allaz, quien también abuso de otras 100 personas en el convento. Luego de 20 años de lo ocurrido y superar la depresión y algunas enfermedades, quiso denunciar al pederasta ante la justicia eclesiástica.

Quienes procedió a trasladar al cura a una diócesis en Grenoble, Francia, donde permaneció allí hasta el año 2003, cuando nuevamente comenzaron a escucharse sospechas sobre el abuso a otras personas y lo enviaron a la hermandad de los capuchinos en Bron, cerca de ciudad Lyon, donde realizaba servicios administrativos sin ministerio, señaló el ex monje Pittet.

Loading...

Para el año 2008 se pudo conocer que hubo 24 hechos de abuso por parte de Allaz, los cuales habría cometido entre los años de 1958 y 1995 en Suiza y Francia. Las autoridades dieron inicio a una investigación que arrojó pruebas contundentes sobre el cura y fue condenado a dos años de prisión en el año 2011.

Una de las víctimas reconocidas antes la justicia fue Pittet. Sin embargo, la justicia eclesiástica decidió cerrar una de las investigaciones abierta por falta de pruebas en el año 2002. En noviembre del año pasado Pittet y Joël se encontraron nuevamente y de acuerdo a informaciones de personas allegadas no conversaron de los abusos que cometió este cura, sin embargo, cuenta Daniel que no le pidió perdón al verlo, pero sí lo hizo a través de una carta.

Actualmente, Joël Allaz el cura, tiene la edad de 76 años y admitió haber sido ese pederasta monstruoso que dejó una cantidad de víctimas, asímismo, aseguro que ya no “ese tipo de impulsos”.

Para nadie es un secreto que los abusos a niños menores de edad por parte de sacerdotes son un  hecho, pero lo que no entendemos es porque la justicia eclesiástica calla ante tanto atropello, ¿Cuál es el misterio para mantenerlo oculto? 

Loading...
loading...

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
Contador de visitas y estadísticas
diseño web