Download!Download Point responsive WP Theme for FREE!

El tamaño en ellas también importa.

Nos hemos pasado toda la vida hablando del tamaño del miembro masculino como si éste, de verdad, importara. Está más que demostrado que las medidas son lo de menos, pero una nueva inquietud ha brotado en la sociedad, ¿qué tanto importa el tamaño de la vagina?

 

Es más que un receptáculo

 

De acuerdo con el reportaje, las condiciones de la vagina son bastante “determinantes a la hora de tener unas relaciones satisfactorias, tanto para él como para ella”.

Un estudio que midió 100 de ellas

 

Como en el caso del hombre, en torno a ella también existen numerosos mitos y leyendas.  Una de esas falsas ideas es que su tamaño varía tanto como el de el y que las hay grandes y pequeñas. Sin embargo, esto no es así y sus medidas son bastante estándar.

 

Así quedó demostrado, desde los años 60, en las investigaciones realizadas por Masters y Johnson, que midieron a 100 mujeres que nunca habían estado embarazadas.

 

“El tamaño medio oscilaba entre 6 y 8 centímetros sin excitación, mientras que en las de las que habían sido estimuladas sexualmente, las medidas aumentaba de 10 a 11.5 centímetros, porque tanto ella como el, se crecen cuando la situación así lo requiere”, señala el artículo.

 

Es la ella la que “amablemente se adapta” el

 

Los expertos describen este órgano femenino como “un espacio virtual que puede dilatarse y encogerse a voluntad para abrazarlo a el”, lo que explica que la longitud de éste último no sea –excepto en casos muy extremos– tan determinante como se cree para el disfrute, “ya que ella tiene la “amabilidad” de adaptarse a las necesidades de sus huéspedes”.
Para la ginecóloga madrileña Paloma Andrés, la creencia de los diversos tamaños es totalmente errónea. “Algunas mujeres vienen a la consulta porque experimentan dolor durante el coito y piensan que tal vez el problema es que deberían tenerla más grande.

 

Lo más habitual es que se trate de una mala o insuficiente estimulación o incluso problemas de vaginismo –los músculos de la vagina se cierran involuntariamente impidiendo o haciendo dolorosa la relacion-. Existe también la posibilidad de que haya un tabique, una membrana que impide la elasticidad, pero esto no es muy frecuente y obedece a malformaciones congénitas”.

 

¿Qué es lo que más importa?

 

Más que la longitud, lo importante es “su firmeza y que los músculos estén suficientemente tonificados, ya que así la pared vaginal estimulará más al hombre y, al mismo tiempo, la mujer sentirá más la accion”, argumenta la especialista. Por otro lado una distendida es uno de los mayores enemigos del buen sentir, pero contrariamente a lo que se piensa, esta excesiva relajación no proviene de haber tenido numerosas relaciones.

Loading...

 

De hecho, como agrega Paloma Andrés, “mantener relaciones satisfactorias es una de las mejores maneras de conservar a tono el área, junto con los ejercicios que trabajan el suelo pélvico, que se conocen como de Kegel”. El tejido de ella es “muy agradecido y que se recupera con bastante facilidad”, apunta esta ginecóloga, “sin embargo los partos difíciles o algunas episiotomías –cuando se abre el canal vaginal con una incisión para facilitar el parto– pueden dañarlo, por lo que hará falta la fisioterapia del suelo pélvico”.

 

La fisioterapia del suelo pélvico

En Europa es bastante común que las mujeres revisen y cuiden su suelo pélvico. De hecho, existe la fisioterapia del suelo pélvico que es la practica que ayuda a tonificar la pared vaginal mediante una serie de técnicas que incluyen ejercicios para fortalecer los músculos, fisioterapia, electroestimulación, o dilatadores vaginales, entre otras.

 

Otra herramienta muy popular para trabajar esta parte de la anatomía femenina son las famosas bolas chinas, pero con matices. Según Antonio Meldaña, especialista en fisioterapia uroginecológica, las bolas “tienen sus indicaciones y no son para todo el mundo. Muchas mujeres se las ponen mal o a menudo simplemente no son el tratamiento adecuado y luego las destierran porque les resultan ineficaces. Siempre es mejor consultar antes a un experto”.

 

¿Sabes lo que es la vaginoplastia?

 

Javier del Pozo, ginecólogo y cirujano ginecológico y de suelo pélvico, del Centro Teknon, en Barcelona, es experto en vaginoplastia o cirugía de rejuvenecimiento vaginal, la última opción para las mujeres a las que la fisioterapia no les ha funcionado. Según explica el especialista, la operación consiste en “abrir la vagina posterior y reducir los músculos elevadores y transversales del perineo y las fascias”.

 

En una palabra, se trata de  rejuvenecerla. Las clientas que visitan su consulta suelen ser mujeres de 45 a 50 años “que han tenido varios partos tras los cuales su vagina ha quedado ampliada y sin tono, no han obtenido la respuesta deseada con la fisioterapia y además son mujeres con una buena respuesta orgásmica, personas que disfrutan del sexo y que no quieren renunciar a él”.

 

Por una vez en la vida…

 

El artículo concluye que unos músculos pélvicos en condiciones favorecen también la lubricación, otro de los problemas a los que se enfrentan millones de mujeres con el paso del tiempo. “Por una vez, y sin que sirva de precedente, la naturaleza ha sido más benefactora con el género femenino y el proceso de envejecimiento es más sostenible que en el hombre.

 

Ellos tiene que mantener erguido su estandarte, nosotras tan solo debemos ejercitar nuestros músculos y mantener limpio el garaje. En el peor de los casos, solo necesitaremos un buen lubricante”.

Loading...
loading...

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
Contador de visitas y estadísticas
diseño web