La inyección de dos agentes estimulantes inmunológicos permitió borrar “todos los rastros” de la enfermedad, según informaron médicos de la Universidad de Stanford, que ya se encuentran alistando