Aproximadamente, tres cuartos de millón de estadounidenses sufren un ataque al corazón cada año, lo que provoca que esta sea la mayor causa de muerte en los Estados